info@profesionalyempleo.com 603 648 543

Rompiendo las reglas (competencias), Moneyball

Rompiendo las Reglas

En un anterior artículo hablé sobre otra película de temática deportiva, y lejos de querer ser repetitivo quiero hablar en esta ocasión de otra con temática similar, también basada en hechos reales, pero que nos enseña algo diferente, y sí, lo reconozco, amo el cine.

Moneyball se estrenó en 2011 y muchos la conocerán porque fue interpretada por Brad Pitt. Aunque hace un papel excelente (lejos de su estereotipo de guapo) lo importante realmente es qué nos cuentan. Aviso, quien no la haya visto y quiera hacerlo se la recomiendo, como recomiendo leer este artículo tras ella, ya que hablaré de su argumento y de su final, vamos un spoiler en toda regla ¿bien? Continuamos…

Moneyball nos narra parte de la vida de Billy Beane, director deportivo de los Oakland Athletics, un equipo de béisbol americano. Puede que muchos de nosotros sepamos poco o nada sobre este deporte, pero nos es familiar la situación que vive Billy. Su equipo es modesto, se encuentran que cada final de temporada, además de no tener ninguna posibilidad de ganar el campeonato vs otros equipos con presupuestos muy superiores, sus estrellas, son compradas por otros equipos con presupuestos mayores… ¿os suena? Quitemos béisbol y pongamos fútbol, deporte mucho más reconocido en Europa, y vemos como esta misma situación la viven todos los equipos modestos de cualquier liga.

El protagonista de esta historia está francamente cansado de vivir una y otra vez esta situación, desilusionado, frustrado…Entonces, un golpe del destino le lleva a conocer a Peter Brand, un joven economista experto en estadística. Un golpe del destino les lleva a conocerse, pero lo que hace que suceda Billy Beane ya no es suerte, sino el querer hacer las cosas de otra manera, reinventarse.

Peter Brand tiene un método complicado y nada aceptado dentro del mundo deportivo. Él calcula las estadísticas de cada jugador, pudiendo fichar necesidades del equipo y no nombres. Obviamente esta idea no es bien recibida ni por el “consejo de sabios” del equipo (ojeadores) ni por el propio entrenador, quienes ven cómo Billy y Peter fichan jugadores nada atractivos por su forma de jugar a un precio, eso sí, más que aceptable y se desprenden de las estrellas del equipo. Todo ello debido a un sistema estadístico que ni comprenden ni desean comprender. Ellos quieren seguir como siempre. Han aceptado que ese es su lugar, siempre entre los últimos de la clasificación.

Como toda historia memorable, los inicios no son los deseados. Suman derrota tras derrota, lo que alienta a los detractores de este sistema. Es increíble lo familiar que resulta esta situación para todos, ¿verdad?

¿Quién no la ha vivido de una forma u otra?

Todos en alguna ocasión hemos querido cambiar o hacer algo y, como es normal, pocas veces sale bien a la primera. Situación que aprovechan algunos para decir ese típico “ya te lo dije”. Billy no vive una situación diferente a la de cualquiera. Duda y tiene miedo, pero…es tenaz y cree en lo que hace ¿Qué consigue? Cambiar las cosas.

Los Oakland Athletics pasan de ser el objeto de burlas y comentarios ventajistas a establecer el récord de su liga, 20 partidos consecutivos ganando, jamás nadie lo hizo anteriormente, y sin estrellas, sólo una idea y tenacidad ¿Y Billy? Billy pasa a ser la persona más cuestionada del deporte a tener sobre su mesa la oferta más generosa jamás recibida en el mundo del béisbol, ser el manager general de los Boston Red Sox con un sueldo de 12,5 millones de dólares, lo nunca visto.

Billy no aceptó la oferta, había conseguido algo más grande, cambiar para siempre la historia de ese deporte, de hecho, los Red Sox sin él decidieron de todas formas copiar su modelo ganando así su primera serie mundial desde 1918.

Einstein decía que si quieres resultados diferentes debes hacer cosas diferentes, y de eso va esta película. Puede que os suene al nombre de Dick Fosbury, un poquito. ¡Venga, hace memoria!, Hay miles de frases de motivación que lo mencionan. Él fue el primer atleta que decidió saltar de espaldas cuando nadie lo hacía y tomándole todo el mundo por loco. Además de conseguir un récord olímpico cambió la historia de ese deporte y hoy día todo el mundo salta como él.
Billy Beane y Dick Fosbury decidieron cambiar las cosas, dejar el conformismo de lado cuando tenían a todo el mundo en contra, y sí, de acuerdo, quizá nuestros objetivos sean menos ambiciosos, o puede que sí lo sean, pero os formulo una situación que creo que todo el mundo que haya trabajado en una empresa ha vivido: un día preguntas la razón por la que una cosa se hace de esa forma y te contestan “porque siempre se ha hecho así”. Esas personas que dan esa respuesta suelen ser grandes usuarios de su zona de confort y no quieren entender que sin duda las cosas se hacen de una forma determinada porque en su momento funcionaba pero que el mundo cambia y no espera a nadie.

No siempre vamos a poder cambiar la historia de un deporte o de una empresa, o puede que nuestra forma de ver las cosas no sea la adecuada (hay que ser humildes, respetar lo anterior y escuchar), pero pensad que si Billy o Dick se hubieran conformado en hacer lo de siempre,

el mundo habría perdido la ocasión de ver algo tan grande

como lo que hicieron.

Carlos Bóveda

linkedin

Marketing Manager

Anterior: Product manager, experto en marketing y fidelización.

Máster en coaching ejecutivo y postgrado en marketing.

IcT

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Innovación y Talento S.L.